El Arte de la Memoria.org



El Principio de Pareto o cómo conseguir excelentes resultados

Pocos tienen mucho y muchos tienen poco

¿Te has preguntado alguna vez cuál es el secreto de determinadas personas para conseguir cosas muy importantes haciendo muy poco? Seguro que conoces a alguien que emplea muy poco tiempo estudiando y saca unas notas estupendas o ganando mucho dinero trabajando pocas horas o siendo altamente productivo trabajando y/o estudiando aunque trabaje y/o estudie durante 2 ó 3 horas al día (de lunes a viernes) solamente. ¿Qué es lo que hacen estas personas que no haces tú?, ¿cuál es su secreto?, ¿cómo lo consiguen? Lo más importante: ¿qué puedes hacer para conseguirlo tú también? La respuesta está en aplicar el Principio de Pareto.

Joseph M. Juran introdujo el nombre en honor del sociólogo, economista y filósofo italiano Vilfredo Pareto (1848-1923). Pareto se dio cuenta de que en la Italia de su época el 20% de la población tenía el 80% de la riqueza del país. Hoy en día eso mismo se sigue aplicando no sólo a Italia, sino a todo el mundo con alguna variación en las cantidades. Pero la idea es la misma, unos pocos tienen mucho y el resto, que son muchos, tiene poco.

Antes de seguir explicándote en profundidad voy a contarte lo que me ocurrió tras empezar a aplicarlo activamente en mi trabajo de hace unos años como Ingeniero de Software. Antes de eso, yo trabajaba mucho, demasiado. No sólo por el esfuerzo y empeño que ponía en ello sino por la dedicación y el número de horas. Se podía decir que yo era una de esas personas que se quedaba el último oficina habiendo llegado el primero. Me llevaba el trabajo para casa y me ponía con ello por las noches y en los fines de semana. A pesar de eso, yo no me llevaba la gloria. Los logros y el reconocimiento los conseguían otras personas. Que además trabajaban “únicamente” durante las horas que ponía en su contrato. Yo me frustraba y me decía: “Luis, tienes que trabajar más duro. Tienes que hacer más, emplear más tiempo y poner más empeño”. Pero a la siguiente revisión de objetivos de empresa, me volvía a ocurrir lo mismo. Fue entonces cuando me dije: “Espera un momento, aquí hay algo que no estás haciendo bien, Luis. No puede ser que estés trabajando de esta forma y consiguiendo estos resultados tan pobres cuando hay otras personas que no son ni más ni menos inteligentes que tú y que dan mucho menos que tú. Tiene que haber algo que puedas hacer al respecto” Y en efecto lo había. Empecé a fijarme en este grupo de personas. Siempre (y en cualquier empresa) son unos pocos así que lo tenía fácil. Los tenía a todos identificados. Empecé a ver qué era lo que hacían, cómo y en qué se diferenciaba de lo que yo hacía. En todos los casos, la diferencia estaba por un lado en que estas personas hacían lo que debían hacer y por otro en que lo hacían como se debía. Y yo simplemente hacía otras cosas o de otra forma de manera que los resultados eran distintos. Por ejemplo: a mí me parecía que había que describir con muchos detalles lo que ocurría en un problema técnico que tenía entre manos y además que había que adornarlo un poco para hacerle agradable la lectura a quien viniese después a revisarlo o a trabajar en ello. Al compararlo con lo que hacía el grupo de “los elegidos” me di cuenta de que ellos no sólo no daban tantos detalles sino que sólo incluían lo estrictamente necesario y nada de adornos. ¿Qué conseguían con ello? Ahorrar tiempo y esfuerzo. Podría seguir dándote muchos más ejemplos pero no quiero centrar el contenido de este artículo en mis experiencias profesionales. Aunque sí quiero que sepas que mi trayectoria profesional cambió radicalmente según empecé a aplicar el principio de Pareto. Entonces empecé a formar parte del grupo de “los elegidos”. Como verás más abajo, este principio se aplica perfectamente al campo de los estudios, no sólo al del trabajo. ¿Quieres conseguir lo que hacen otras personas que sacan las notas más altas sin dejarse la vida en ello? Pues sigue leyendo.

¿En qué consiste?

El principio de Pareto también se conoce como la “regla del 80/20″, “regla del 80-20″ o el “principio del factor de parquedad” (factor sparsity en inglés). No es algo estricto en el sentido de que siempre se cumpla la proporción 80/20. Unas veces la regla es del 70/30,

90/10,

99/1, …

Pero tomaremos el 80/20 como punto de referencia.

Todo se refiere a lo mismo: Un 20% de lo que haces produce el 80% de los resultados que obtienes y viceversa, un 80% de lo que haces produce el 20% de los resultados.

Esto lo vas a ver enseguida con un ejemplo. Yo jugaba al fútbol en el equipo del barrio. Me gustaba mucho. Me lo tomaba muy en serio. Siempre me esforzaba por ser el mejor. Entrenaba duro, incluso solía hacer un día o dos extra de entrenamiento por mi cuenta. Para mí era frustrante ver cómo otros compañeros de equipo conseguían la gloria porque marcaban goles. Yo trabajaba enormemente durante todo el partido. Corría sin parar. Subía la banda, la bajaba, daba pases de gol, robaba balones al contrario. No me consideraba un mal jugador. Mi técnica no era la de Diego Maradona pero sí podía decir que estaba por encima de la media (de un equipo de barrio). De todas formas, los laureles se los llevaban otras personas y siempre coincidía con el número de goles marcado.

¿Qué hacía mal? Entrenaba más que ellos. Me esforzaba más. Corría más. Ésto es lo que me ocurría: El 80% de lo que yo hacía para prepararme para los partidos estaba relacionado con la forma física, el control del balón, las asistencias a los demás.

¿Qué conseguía? Un 20% de la gloria en el equipo. Porque no marcaba goles.

¿Qué hacían aquellas una o dos personas que lideraban al equipo y se llevaban los elogios de los demás?  Corrían poco, perdían balones y entrenaban mal. Pero !marcaban goles! Y eso es lo que se necesita para ganar los partidos. No estoy diciendo con ésto que hay que volverse un egoísta y no dar ningún pase de gol al compañero para meterlos todos nosotros. A lo que me refiero es a que yo no concentraba mis esfuerzos en trabajar lo que producía los resultados que yo tanto ansiaba. No me preparaba los remates a puerta, no pensaba en marcar yo el gol. Siempre buscaba a alguien más para pasar el balón. Por el contrario, trabajaba en cosas que aun siendo buenas, no me llevaban a donde yo quería.

Para terminar con el relato personal, decir que en los últimos dos años que estuve jugando, no sólo me divertí mucho más que en todas las temporadas anteriores sino que fui el máximo goleador del equipo. No porque me hubiese vuelto el mejor. El cambio fue que pensé en marcar goles y me preparé física y mentalmente para ello. En cuanto había una oportunidad, allá iba. Fallaba muchas, pero también marcaba en muchas. Me esforzaba menos, corría menos. Pero con lo poco que hacía, conseguía “la gloria” ;)

Otros ejemplos :

[La proporción 80/20 es sólo orientativa, modifícala a tu gusto]

  • Las comidas azucaradas te dan mucha energía para el momento después de comerlas. Pero enseguida tienes que volver a comer porque la energía se ha esfumado. Puedes pasarte el día comiendo bizcochos, pasteles y tartas pero te encontrarás con un nivel bajo de energía la mayor parte del tiempo. El principio de Pareto entra en acción: El 80% de lo que comes (azúcares), te da únicamente el 20% de la energía que necesitas
  • El 20% de la ropa que tienes es la que te pones. El restante 80% se queda en el armario
  • Utilizas el 20% de todas la funcionalidades de tu teléfono móvil último modelo en el mejor de los casos. El restante 80% está ahí pero nunca lo utilizas
  • Cuando bebes una cerveza, el 20% de lo que ingieres te sirve para algo, el otro 80% tu cuerpo lo deshecha. Éste seguramente sea un caso en el que una proporción de 95/5 sería más realista
  • El 80% del tiempo que empleas viendo la televisión te da un 20% de información nueva o que necesitas o que te gusta. Sólo es útil el 20% del tiempo que te pasas delante de la televisión. A mí no me gusta la televisión y en mi caso la proporción es del orden de 99/1. Por lo que no la veo nada

Aplícalo cuando estudias (trabajas / haces deporte / haces la compra/…):

  • Si el 80% de la nota del examen sale del contenido de un documento escrito que tienes que presentar al profesor antes del examen y el 20% de la nota sale de los 4 libros que forman la bibliografía de la asignatura, trabaja en el documento y deja los 4 libros en un segundo plano
  • Si el profesor te da 10 libros que te pueden servir para aprobar la asignatura y te dice que en 2 de ellos está todo lo que necesitas saber para sacar la máxima nota pero que con los otros también se puede conseguir, ve a por los 2 que te dice y, si tienes tiempo o te apetece, luego puedes ir a por los otros.
  • Si con 2 horas de estiramientos y ejercicio de fuerza y aeróbico a la semana desde casa tienes suficiente para mantener tu nivel de energía alto, sentirte sano y ágil, ¿por qué no hacerlo en lugar de apuntarte al gimnasio, la piscina y tomar complementos vitamínicos en cápsulas? Imagina que el tiempo de ida, ejercicio y vuelta del gimnasio y piscina son 8 horas  (no sólo eso, también tienes que contar el dinero de ambas cosas y de las cápsulas). ¿Ves a qué me refiero?
  • Si resulta que reunirte con el profesor en su despacho y pedirle que te resuelva algunas dudas que tienes, te va a conseguir por un lado que ya no tengas esas dudas y por otro que el profesor sepa quién eres y que pones gran interés en su asignatura (sobre todo en la Universidad, son tantos los alumnos que tienen los profesores que no conocen ni de vista al 80% de sus alumnos); ¿por qué no hacerlo?
  • Si una camisa preciosa que acabas de ver en una tienda cuesta 3 veces más que otra cualquiera y no vas a tener oportunidad de lucirla a menudo por la razón que sea, ¿por qué hacer ese gran gasto si apenas vas a usar lo que compras?

¿Cómo aplicar el principio de Pareto con éxito?

Muy sencillo. Sólo tienes que:

  • Observar fuera. Mira lo que hacen otros para conseguir esas notas altas, esos resultados (en la Universidad, en el trabajo, en el deporte, …)
  • Observar dentro (de ti). Fíjate en lo que mejor resultado te da. Ten en cuenta lo que haces y lo que consigues con ello. Dale un repaso al día, por ejemplo
  • Practicar. Pon en práctica lo que has visto que les sirve a otros y a ti mism@ y quédate con lo que te sirva
  • Dejar que los resultados te lleguen

RECOMENDADO: Otros artículos exclusivamente dedicados al Principio de Pareto:


Mapa Conceptual

Nube de palabras

Artículos relacionados:

 

Lo que Deberías Aprender Antes de Aprender

¿Quieres aprender a aprobar cualquier examen?

Lo que Deberías Aprender Antes de Aprender te enseña esto y mucho más. Más información...

 




63 comentarios

  1. PILAR CASTAÑO says:

    LAS NOCIONES SON MUY CLARAS, AUNQUE AL PRINCIPIO DIFICILES DE LLEVAR A CABO DADO QUE DEBES CAMBIAR POR COMPLETO TU FORMA DE TRABAJAR. LOS EJEMPLOS MUY CLAROS Y AGRADABLES….BUEN TRABAJO. OBJETIVO ALCANZADO!!

    1. xavier says:

      Excelente!!!

  2. Si te dijera que este blog esta muy bueno mentiría. Esta geniál!!!
    Soy estudiante avanzado de ingeniería. Tus post me servirán mucho!

    Un abrazo!

    1. Luis says:

      A Pilar:

      Gracias por tu comentario. En algunos casos se trata de modificar hábitos y en otros de hacer las cosas de forma totalmente distinta. Pero para que te resulte mucho más fácil de lo que parece, simplemente para un momento antes de ponerte a hacer lo que tienes delante. Si está dentro de las poquitas cosas que te da los mejores resultados, adelante. Si no, es mejor que hagas otra cosa que sí te va a dar esos resultados que quieres.

      A Cyberbloggero:
      Gracias por tu comentario. Estoy seguro de que el contenido de esta página te va a ayudar mucho con tus estudios en la Universidad

      Un saludo,
      Luis

  3. El Principio de Pareto o cómo conseguir excelentes resultados…

    Cómo aplicar el Principio de Pareto (Regla del 80/20) a los estudios para conseguir los resultados deseados, de forma que se empleen eficientemente tiempo y recursos disponibles, por escasos que sean….

    1. Miquel says:

      Ok el principio de Pareto, pero cómo se aplica a los exámenes tipo test

  4. Fernando Rosero says:

    Saludos cordiales

    En la lectura de estos artículos observo mucho tiempo invertido y muchas gracias por compartir las experiencias.

    Soy ingeniero en sistemas y tengo muchos problemas para leer un libro y memorizar y quisiera conocer de las técnicas utilizadas para mejorar mi capacidad de aprendizaje. Estoy cursando una carrera en la cual tengo que leer mucho y no me queda nada.

    Quisiera saber si existe un documento completo el cual pueda leer para mejorar mi rendimiento en los estudios

    Y repito nuevamente Gracias por los artículos

    Atentamente

    Fernando Rosero

    1. Luis says:

      Hola Fernando:

      Gracias a ti. Todavía no he publicado ningún libro, a fecha de hoy. Espero poder ofrecerlo a finales de 2009, principios de 2010. Hasta entonces, espero que el blog El Arte de la Memoria.org pueda servirte de ayuda.

      De todas formas, tienes una sección de bibliografía recomendada en Mnemotecnia.es que quizás pueda ayudarte también.

      Un saludo,
      Luis

  5. GERARDO says:

    esta muy bien su blog, espero se mejore aun mas.

    1. Luis says:

      Hola Gerardo:

      Gracias por tu comentario. Eso intento cada día. :-)

      Un saludo,
      Luis

  6. bufalo says:

    no me satisface esa nota :(

    1. Luis says:

      Hola Búfalo:

      Vaya, pues lo siento :-( ¿Por qué es así?

      Un saludo,
      Luis

  7. galimatias says:

    es decir… hemos de enfocar nuestro trabajo a resultados finales satisfactorios y punto, el resto del esfuerzo será inútil si hablamos en términos de productividad.
    Triste pero cierto

    1. Luis says:

      Hola galimatías:

      Me temo que has dado con el quid de la cuestión

      Un saludo,
      Luis

  8. el peludo says:

    oye si publicas un libro de qe hablarias
    un saludo

    1. Luis says:

      Hola el peludo:

      Tengo en mente varios temas y ya estoy trabajando sobre mi primer libro. Permíteme que me guarde el “secreto de sumario” un tiempo más ;-)

      Un saludo,
      Luis

  9. Juan Fdez. says:

    Me gustaria añadir, que los contenidos de esta página merecen mucho la pena, la verdad es que se aprende si uno está atento.

    Agradecer a su autor, y a todas aquellas personas que hacen posible que existan páginas como esta.

    Un cordial saludo.

    1. Luis says:

      Hola Juan:

      Muchas gracias a ti por tu comentario.

      Un saludo,
      Luis

  10. alpoza says:

    Buenas… sigo leyendo artículos y he dado con este… la teoría de Pareto está genial, pero cuando ya consigues los objetivos de ese 80% ¿que haces? te quedas sin ir a por ese otro 20%… hay otra teoría que la llaman la teoría de la larga cola (long tail en inglés) que viene a decir que del 20% que te dejas con la teoría de pareto, se pueden conseguir grandes cosas ;-)

    Salu2.

    1. Luis says:

      Hola alpoza:

      Gracias por la información. Nunca me había planteado aplicar la teoría de “Long Tail” a la preparación de un examen para conseguir mejores resultados y además ahorrar tiempo. ¿Nos darías alguna pista? :-)

      Un saludo,
      Luis

    2. Luis says:

      Hola de nuevo:

      Mi inconsciente ha estado dándole vueltas a tu comentario, alpoza :-) Y me recuerda que en realidad el Principio de Pareto se cumple cuando haces el 20% de las cosas que te dan el 80% de los resultados que buscas. Y no al revés. Si no estoy equivocado, “Long Tail” en realidad se centra en ese otro 80% que dejas aparte por no considerarlo relevante.

      [Todavía sigo con la intriga de saber cómo aplicar satisfactoriamente este principio ("Long Tail") cuando estudias para un examen] :-)

      Un saludo,
      Luis

      1. alpoza says:

        La aplicación de la larga cola para un examen (y para casi todo) es… la excelencia. Es la diferencia entre aprobado, notable frente a sobresaliente o Matricula; la diferencia entre aprobar una oposición y entrar en la lista de interinos o conseguir plaza fija (aunque tampoco te lo asegura). Claro, que todo tiene un coste y en este caso es tiempo y esfuerzo. Todo depende de las aspiraciones de cada uno y el coste/beneficio que puedas obtener con ello.

        Esta claro que hay que establecer un orden de prioridades y con nuestro amigo Pareto optimizas resultados siempre y cuando con ese resultado cumplas tu objetivo.

        Salu2.

        1. Luis says:

          Hola alpoza:

          Gracias por tu comentario.

          Según lo que quieras conseguir, es decir, según el objetivo que te marques, las tareas a desarrollar van a ser unas u otras. Si lo que buscas es aprobar una Oposición sin más (con lo que puedes al final quedarte como interino o fuera y sin plaza), las tareas clave van a ser con gran probabilidad las mismas (pero menos relevantes o menos intensas o más cortas en el tiempo) que si tu objetivo es sacar la plaza número 1.

          Al esfuerzo y tiempo extra necesarios para conseguir el segundo objetivo (sacar la plaza número 1) los puedes etiquetar como pertenecientes a “Long Tail” (Larga Cola), aunque entiendo que siguen siendo una parte clave para conseguir tu ambicioso objetivo. Por tanto, al considerarse clave esa parte extra de esfuerzo y tiempo, debe encontrarse entre el 20% de tareas seleccionadas aplicando Pareto. Porque no se trata de cosas nuevas a hacer, sino de emplear mayor tiempo y esfuerzo en lo ya identificado con Pareto.

          Veo claramente cómo el concepto de Larga Cola puede aplicarse y con mucho éxito a otros ámbitos como el de la promoción y venta por Internet, por ejemplo. Pero, trasladándonos a la preparación de exámenes, si las tareas clave se identifican correctamente, la teoría de la Larga Cola, que se encarga del resto (las no clave), en mi opinión no aporta diferencias y sí un consumo adicional de esfuerzo y tiempo.

          Un saludo,
          Luis

          1. alpoza says:

            Estoy pensando que me he ido al caso extremo de estudiar absolutamente todo el temario como ejemplo… pero no tenemos que llegar tan lejos.

            Como una imagen vale más que 1000 palabras http://webeando.cl/wp-content/uploads/2008/10/pareto.jpg

            Si nos fijamos en la curva, una aplicación de la larga cola en la preparación de exámenes, sería, una vez logrado el objetivo del 20% ir bajando a lo largo de la curva añadiendo EN ORDEN temas a los ya aprendidos. El orden estaría creado por la probabiliad de que salga el tema en el examen, algo que hemos debido analizar previamente para poder aplicar Pareto.

            A medida que nos acerquemos al final de la cola, el esfuerzo adicional que tenemos que realizar para lograr mejor nota se va disparando y empieza a merecer menos la pena… aquí entrariamos en la teoria de los costes marginales, pero ya si eso lo dejamos para otra ocasión ;-)

            Salu2.

          2. Luis says:

            Hola alpoza:

            Gracias de nuevo por tu comentario.

            Efectivamente. La Teoría de la Larga Cola (que tanto éxito ofrece cuando se aplica a otros campos) pierde efecto cuando hablamos de la preparación de pruebas de conocimiento (exámenes, Oposiciones y demás).

            Pero no porque deba dejarse a un lado los temas menos importantes o con menor probabilidad de aparecer en un examen y el estudio de éstos nos permita sacar la máxima nota. Sino porque,

            • por un lado, hay ocasiones en las que hay que estudiar todos los temas, por tanto, se trata únicamente de una labor de establecer prioridades correctamente y ver qué estudiar primero. Pero al final lo tienes que estudiar todo. Esto ocurre en un gran número de Oposiciones y otro tipo de pruebas. Y,
            • por otro lado, porque tendría sentido aplicar la Teoría de la Larga Cola si y sólo
              • - si con el 80% que dejas sin hacer, pudieses conseguir mejorar significamente los resultados (a costa de emplear poco tiempo extra de estudio). O
              • - si consiguieses lo mismo o más que con el 20% que trabajas aplicando Pareto. Cosa que no puede ocurrir con la preparación de exámenes, a menos que te equivoques desde el principio cuando identificas las tareas clave con la Regla del 80/20 (Pareto) y te dejes fuera tareas más relevantes que las escogidas.

            Te agradezco mucho que hayas lanzado esta serie de comentarios porque algo verdaderamente crucial que muchas veces pasamos por alto es que Pareto no sólo debe aplicarse a los temas a estudiar, para ver si evitas aprenderte algunos que sabes que no te van a preguntar y así ahorrar tiempo de estudio. Este principio debe aplicarse a todo lo que pueda afectar a tu rendimiento de estudio. Tal y como se hablaba en una de las entradas en los foros:
            http://www.elartedelamemoria.org/foros/viewtopic.php?f=20&t=13#p33

            Insisto: “Lo importante de todo esto es identificar las entradas clave que te dan la salida que tú quieres”.

            Algunas ideas de otros sitios en los que las tareas clave (ese 20% de tareas que van a hacerte de imán hacia el objetivo) pueden estar:

            * Lectura rápida (porque tardas mucho en leer). Leyendo 5 veces más rápidamente de lo que lo haces ahorrarías mucho tiempo para dedicarlo, por ejemplo, a profundizar en los temas del examen. Para ir mejor preparada, vamos.
            * Memorización (porque te cuesta memorizar)
            * Mejorar tu sistema de repaso (porque unas semanas después de haberte aprendido algo, se te ha olvidado)
            * Forma física
            * Alimentación
            * Hábitos de sueño
            * Relaciones personales
            * Hablar en público
            * …

            Como ves, Pareto no sólo se aplica a los estudios. Y, como sabes, no sólo necesitas estudiar para aprobar.

            La Regla del 80/20 se debe aplicar también a cosas como: Lectura Rápida, Memorización, Repaso, alimentación, descanso, hábitos de sueño, relaciones personales, … Todo aquello que está directamente relacionado con tu rendimento y va a tener un impacto en los objetivos a conseguir. Si no lees rápidamente, puede que necesites aprender a hacerlo; si no repasas adecuadamente, puede que necesites aprender a hacerlo; si no duermes adecuadamente, puede que necesites hacerlo; … Porque, en caso contrario, tu rendimiento y resultados pueden verse notablemente perjudicados.

            Un saludo,
            Luis

  11. alpoza says:

    Un placer comentar en tu blog… por cierto, si le pones una subscripción rss a los comentarios (no la he encontrado) estaría genial para seguir las respuestas. Y por supuesto que antes de meterte en otros temas centrarse en los importantes como bien dices ;-)

    Salu2.

    1. Luis says:

      Hola alpoza:

      Tienes una opción debajo del botón de enviar el comentario (Submit) que dice:
      “Avísame por email de nuevos comentarios”. Si la marcas, tras dejar un comentario, te llegará un mensaje con los comentarios que se vayan haciendo a ese artículo.

      Para suscribirte a todos los comentarios, en breve pondré un enlace en la página principal.

      Un saludo,
      Luis

      1. Luis says:

        Hola:

        Enlace a la suscripción RSS de comentarios añadido en la columna de la derecha (abajo):
        http://www.elartedelamemoria.org/comments/feed/

        Un saludo,
        Luis

  12. [...] siguiente entrada la dedicaremos al principio de pareto; si alguien sabe algo al respecto podéis [...]

  13. [...] El Principio de Pareto o cómo conseguir excelentes resultados 6 Abril 2010 Posted by Bernardo Rodríguez in Productividad. Tags: Parteto trackback Tomado de: http://www.elartedelamemoria.org [...]

  14. Lucas Nobúa says:

    Luis,

    Maravilloso tu blog, desde ya.

    Mi experiencia es estudiar la mayoría el día del examen y por lo general me saco notas que me satisfacen, pero temo algún dia no obtener la nota necesaria por no haber empezado a estudiar antes. Tengo el temor de que tarde o temprano eso va a suceder. Esto igualmente también convella una especie de vértigo del cual me es dificil renunciar. Es como una mezcla entre sufrimiento e incertidumbre de por no saber a ciencia cierta como me irá, pero en el fondo confiar en cierta habilidad.

    Con respecto a la ley 20/80 no crees que en el fondo es un poco egoista? Digo, si todos quisieramos tener el supuesto “éxito” en un equipo de fútbol, todos quisieramos ser delanteros. Si en una empresa nadie hace el “verdadero esfuerzo”, los de “arriba” no podrían hacer las cosas tan sencillas.
    Digamos que en el fondo, yo creo que la ley de Pareto es representativa de los tiempos individualistas que vivimos, y estas actitudes individualistas y exitistas se apoyan en acciones u permisividades de otros que hacen lo que yo llamo el verdadero esfuerzo o sacrificio.

    No estoy tan seguro de lo que acabo de decir, pero creo que algo aporté.

    Me encantaría saber sus opiniones en este sentido.

    Un gran saludo desde Argentina.

    Lucas Nobúa

    1. Luis says:

      Hola Lucas:

      Gracias por las reflexiones que nos envías. Muy interesantes

      Respecto a lo del miedo al examen, puedes echarle un vistazo a artículo sobre “cómo acabar con el miedo al examen” y probar qué tal te va con ello

      Respecto al Principio de Pareto, si todos los miembros de un equipo intentan realizar la misma tarea de meter gol, por ejemplo, y todos van al área contraria a intentar meterlo, lo que ocurrirá la mayor parte de las veces es que perderán el partido y además por goleada. El Principio de Pareto no habrá sido aplicado correctamente

      La belleza y dificultad en hacer cumplir el Principio de Pareto está en hallar la o las tareas clave para conseguir lo que quieres. Esta labor de investigación puede resultar más compleja cuando se trabaja en grupo. De la misma manera que no exime de la responsabilidad de hallar las tareas clave (individuales) que cada un@ necesita realizar para alcanzar sus objetivos o los que se le imponen

      Yo, por ejemplo, trabajo sólo. Soy extremadamente individualista a la hora de aplicar el Principio de Pareto. En cambio, el trabajo resultante es (beneficioso quizás) para miles de personas

      Gracias de nuevo Lucas. Un saludo,
      Luis

    2. alexxx says:

      Maravillosa reflexíon

      1. Luis says:

        Hola alexx:

        :-) Gracias

        Un saludo,
        Luis

    3. alexxx says:

      Lucas ahí se encuentra el filo de asunto. Cuando aplicas esta teoría no has de contemplar agentes tan alejados de los objetivos ni que te desmarquen de ellos. Respecto a tu ejemplo colaborarás al éxito colectivo con el obtenido individualmente de forma mas eficiente. Emplearás menos tiempo y obtendrás mayor resultados, nada más. Dudo en que todos los compañeros se beneficien de esta manera de funcionar, aún así, para todos la mayor satisfacción no será la de marcar más goles.

  15. Diego says:

    Solo escribo para felicitarte por el articulo, muchisimas gracias Luis, leí mucho sobre esto y has sido la persona que mejor lo explico, ahora ya lo entendi.

    1. Luis says:

      Hola Diego:

      Gracias a ti :-)

      Un saludo,
      Luis

  16. si la teoria de pareto nos indica que tenemos que ser por lo minimo un 80% bueno para lograr los objetivos y logros en una distinguida empresa lo mas logico es obtener almenos el 20% para lograr el 80%como lo logramos sabiendo que atraves de las fallas o errores podedmos asi obtener en el 20% obtener el 80% gracias y espero me comprenda la explicacion resumida en la tabla de pareto dejenme algun comentario al respecto de mi teoria sobre la tabla de pareto si n les gusta mi resumen aganmelo saber para corregir mi error y asi llegar al 80%.

    1. Luis says:

      Hola ronald:

      Gracias por el comentario. Pero te voy a pedir disculpas, porque no ogro entender lo que quieres decir

      El Principio de Pareto indica que del 80% de las cosas que hacemos saldrá el 20% de los resultados y que
      del 20% de las cosas que hacemos, sale el 80% de los resultados.

      No por mucho estudiar aprobamos todos los exámenes con buena nota. Se trata de estudiar eficazmente. Si estudias muy bien Botánica para un examen de Sociología, seguramente suspenderás, porque no habrás sido eficaz. Habrás estudiado algo muy bien pero algo que no te iban a preguntar. Esta actividad (estudiar Botánica) se queda fuera del 20% de actividades clave para aprobar el examen de Sociología

      No hace falta ser bueno para lograr objetivos. Se trata de hacer las pocas tareas clave que provoquen el 80% o más del resultado que quieres

      De nuevo te pido perdón por no haber comprendido lo que decía el comentario. Si no te he ayudado con este otro comentario, por favor, explica con otras palabras lo que querías decir

      Gracias. Un saludo,
      Luis

  17. tomas says:

    toda la razon, conozco gente que se mata leyendo tremendos libros que apenas alcanzan a leer y les va muy mal, yo por otro lado solo me leo las diapositivas y consigo lo requerido en mucho menos tiempo. Por otro lado hay gente en mi Universidad que obtienen notas inalcanzables para mi, con un tiempo de estudio parecido al mio que por un lado quiza sea porque son mas capaces, pero sin duda deben tener mejores metodos de estudio

    1. Luis says:

      Hola tomas:

      Yo creo que esas personas con mejor rendimiento académico que el tuyo empleando el mismo tiempo en estudiar, no son necesariamente más capaces. Como tú dices, utilizan unos métodos de estudio más eficaces y eficientes

      Un saludo,
      Luis

  18. Daniel says:

    Me resulta muy familiar lo del futbol, 100% de acuerdo. Gran articulo
    Saludos

  19. Diego says:

    Muy buenoy entretenido e la verdad gracias por el aporte
    Saludos

    1. Flor says:

      ¡Hola!

      Casualmente he dado con este blog y me parece muy bueno. Gracias por compartirlo :-)

      Respecto a Pareto, mi pregunta es: ¿cómo puedo identificar ese 20% clave que me dará el 80% de resultados?

      Por otra parte, al leer algunos de tus artículos de tu blog, me he dado cuenta de varios errores que he cometido prácticamente desde siempre (interrupciones, ley de Parkinson, descanso insuficiente…).

      Disculpa si me extiendo demasiado, es que creo que tú puedes ayudarme, si quieres; y te lo agradeceré infinitamente.

      Desde el inicio de mi vida académica solía obtener buenas notas sin tener que hacer gran esfuerzo, pero de unos años para acá mi rendimiento se ha venido abajo, en parte por la falta de una adecuada técnica/hábitos de estudio.

      No he logrado desterrar la mala costumbre de postergar todo hasta el último momento, mi administración del tiempo es pésima, tardo años haciendo cualquier cosa, y cuando ya veo que no terminaré a tiempo, me enfrasco en sesiones de trabajo maratónicas pasando por encima de horas de comida y de sueño. ¡Fatal, lo sé! Y cada vez (ya perdí la cuenta) que he intentado programarme, hacer las cosas con anticipación, hacerme horarios (sobre todo uno para comer y dormir), no funciona. Programo cierta cantidad de tiempo para cierta actividad, resulta insuficiente, casi nunca consigo cumplir con las actividades y horarios planeados para ese día, y cuando me doy cuenta ya me olvidé por completo del plan y sigo mi vida como siempre: sin un orden. No sé si la asignación de tiempos es poco realista o qué pasa. Me dicen “organízate”, y el problema precisamente es que no sé cómo hacerlo.

      Actualmente estoy estudiando una maestría, voy en mi primer semestre y la situación ya me está sobrepasando. La cantidad de trabajo es excesiva comparada con el tiempo del que disponemos para realizarlo. Nos está pasando que entregamos la tarea a tiempo pero incompleta, o completa pero después de la fecha señalada. O peor aún, retrasada e incompleta.

      En mi caso, siento que esto me está desgastando mucho. Tengo que elegir entre dormir o hacer tareas: si me pongo a hacer tareas para entregarlas lo más pronto posible (ya no digamos a tiempo) duermo muy poco, o no duermo. Si duermo toda la noche, no me ajusta el día. Lo peor del caso es que las tradicionales 8 horas de sueño no me son suficientes, ¡necesito 9 o 10! ¿Cómo lograr dormir mis 10 horas completas y además terminar todo lo que necesito hacer durante el día? O por lo menos, ¿cómo disminuir mis necesidades de descanso? ¿Cómo tener más energía para poder funcionar?

      El resultado de todo esto se deja ver en mi estado físico y mental: cansancio, somnolencia diurna (estoy cabeceando durante las clases o se me hace tarde por no escuchar el despertador), dolores varios (de cabeza, cuello, espalda…), malestares digestivos, mareos, sensación de debilidad; falta de concentración, errores absurdos (algo así como escribir “2+2=3″), olvidos frecuentes, frustración, desmotivación, estrés, ansiedad, sensación de impotencia e incapacidad, sensación de ser un desastre, traer “los cables cruzados” (“¿en qué @*#$%& estaba pensando cuando hice/dije/supuse/escribí esto?”)… lo cual causa que me bajen puntos por tales errores y que yo me sienta aún peor al pensar que mis “circuitos” se me están “desconectando”… :’-(

      En verdad me siento perdida, no sé cómo salir de este embrollo, ¡es un laberinto! No sé cómo voy a lograr ponerme al corriente con las tareas si éstas se acumulan más rápido de lo que yo puedo darles salida, y además, dedicando el tiempo mínimo necesario al descanso, al sueño y a la alimentación. El día tiene 24 horas y éstas deberían ser suficientes… ¡pero no lo son!

      Ayúdame, por favor.

      Gracias anticipadas y saludos.

      1. Tina says:

        Felicitaciones por el artículo, nunca lo habia pensado de esta manera y ni siquiera sabia que podia aplicarse. Pero sera que me puedes ayudar a encontrar mi 80-20 en mi vida diaria ahora, estoy tan desanimada que no se como empezar.gracias

  20. [...] el “Principio de Paretto” o la “Regla del 80/20″ del 100% de nuestro tiempo, el 20% lo dedicamos a cosas importantes y el 80% a cosas sin [...]

  21. Puri says:

    Acabo de leer esta entrada y he “visto la luz”.
    Me explico: Cuando comencé en un trabajo nuevo me esforce por aprender y sacar el trabajo, pero dos compañeras (con un gran sueldo, bastante mayor que el mío) me dijeron literalmente que ellas aplicaban el método “20% de trabajar y 80% de aparentar”.
    Este comentario es simplemente para que ilustrar que se puede aplicar a todas la facetas de la vida, pero el trabajo no se hace sólo.

  22. Jennifer says:

    Hola:

    Soy estudiante de Abogacía los primeros 4 años me fueron excelentes. El 5 fue normal y el ultimo se me ha hecho cuesta arriba pues debido a problemas personales había perdido totalmente la concentración. Los post en tu blog han sido muy estimulantes.
    Gracias por compartir tu tiempo.

  23. jose carrillo says:

    El principio de Paretto es pertenecer al Club de los VAGOS altamente productivos, yo aplico la técnica y me da excelentes resultados, observo cotidianamente a personas que trabajan incansablemente, no delegan, viven pegados a una computadora, y sin embargo, los resutados son muy bajos.

    1. Luis says:

      Gracias Jose:

      ¡Qué bueno! El Club de los Vagos Altamente Productivos ¡Me encanta!

      Un saludo,
      Luis

  24. Sara says:

    Muy bueno Luis, sencillo y muy claro, para todos los públicos. Aunque hace ya años que lo publicaste, con tu permiso lo comparto, citando la fuente por supuesto. Gracias! Buen fin de semana.

    Sara Duarte

  25. Guillermo says:

    ¿Si el equipo entero de futbol aplica este principio se marcarian muchos goles?
    Creo que es un principio que te eleva sobre el resto y eso desde un punto de vista estaria bien, pero si lo que quieres es de verdad hacer las cosas bien ¿Como vas a centrarte en destacar tu? Asi va el mundo, cada uno a lo suyo, “Me importa una mierda que se mueran los de Africa porque gracias a ello trabajan casi gratis y me cuestan mas baratos los telefonos moviles”
    Que verguenza de raza humana.

    1. Luis says:

      Hola Guillermo:

      Gracias por tu comentario. Me ha motivado para responderte en forma de artículo. Creo que merece la pena hablar de la mentalidad desde la que escribes este comentario.

      Me refiero a la mentalidad de la escasez. No es una crítica sino un dato. Si lees este artículo desde un punto de vista de abundancia, el jugador que aplica el Principio de Pareto se beneficia pero extiéndelo y el equipo entero se beneficia. No se trata de que el jugador que lo aplica se queda con todo, nada más lejos de la realidad, sino que lo poco o mucho que puede hacer por sí mismo desde dentro, desde su interior, lo haga. Como poco se va a beneficiar él sin perjuicio del resto y como consecuencia lógica, el conjunto. O sea el equipo.

      Gracias por tu comentario. Te propongo un ejercicio. ¿Sería posible aplicar el Principio de Pareto a un conjunto de elementos/cosas/objetos/personas?, ¿tiene sentido?, ¿cómo?

      Un saludo,
      Luis García

  26. Mª Carmen says:

    Ja, ja, me he reído mucho con este post, me ha encantado, la verdad es que he pensado, con lo obvio que es y nunca lo había pensado. Muy bueno.

  27. paula says:

    hola! esta buenisimo lo que propones a los usuarios… lo voy a tratar de aplicar! este año ingreso a la facuultad, tengo un poco de miedo por fracasar, pero lo que lei me motivo…y bastante! te agradeceria si me das mas opiniones! :) gracias.. besos

  28. [...] poco más de un mes Guillermo nos dejaba su comentario sobre El Principio de Pareto o cómo conseguir excelentes resultados expresando sus dudas acerca de lo ideal de aplicar este método a un [...]

  29. augusto says:

    esta muy bueno el contenido ,una pregunta ,eso del principio de pareto se puede aplicar para mejorar mis estudios??
    y si se pudiera podrías escribir los pasos de como debo aplicar el principio de pareto, yo no entiendo eso del 20% de mi 80% ,no entiendo :)

  30. Jonatan says:

    Me encantaría comprar su libro, pero es una locura 20 euros en Argentina. Incluso pagando con tarjeta visa este gobierno nos hace un recargo del 40% del precio oficial del euro, que se disparó por la hiperinflación que hay acá. Sería como pagar 40 euros.

    1. Luis says:


      Hola Jonatan:

      Una alternativa más barata: 16,49 euros por transferencia bancaria. Más detalles en la página del libro.

      Un saludo,
      Luis

  31. Metodos de estudio says:

    Que bueno el post del principio de Pareto. Prácticamente se lo puede aplicar a cada aspecto de la vida.

  32. […] con el Principio de Pareto y la Ley de Parkinson. Es más, la combinación de los tres provoca una relación de tipo […]

Deja un comentario